Atropellos de especies cinegéticas: Limitación de responsabilidad del titular del coto de caza y del titular de la vía pública.

Atropellos de especies cinegéticas: Limitación de responsabilidad del titular del coto de caza y del titular de la vía pública.

Download PDF

A propósito de la Ley 6/ 2014, de 7 de abril, por la que se modifica el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo (BOE núm. 85, de 8 de abril de 2014), que entró en vigor el pasado mes de mayo, en relación con la temática del atropello en las carreteras de nuestro país de especies cinegéticas (jabalís, ciervos, etc) en, donde colindan cotos de caza, se hace necesario poner de manifiesto la importante introducción en el articulado  de exigencias a los conductores frente a los cotos a la hora de realizar reclamaciones.

Hasta este momento había ciertas cuestiones que entrañaban una dificultad de prueba en esta materia, tanto la cuestión de la “vocación de permanencia de los animales”, como la cuestión de la carga de la prueba, han dado lugar a distintas interpretaciones muy diversas por parte de nuestros tribunales.

La disposición adicional novena, en su anterior redacción, establecía lo siguiente, en referencia a la responsabilidad en los accidentes de tráfico, derivada de los atropellos de especies cinegéticas:

En accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas será responsable el conductor del vehículo cuando se le pueda imputar incumplimiento de las normas de circulación. Los daños personales y patrimoniales en estos siniestros, sólo serán exigibles a los titulares de aprovechamientos cinegéticos o, en su defecto, a los propietarios de los terrenos, cuando el accidente sea consecuencia directa de la acción de cazar o de una falta de diligencia en la conservación del terreno acotado.

También podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produce el accidente como consecuencia de su responsabilidad en el estado de conservación de la misma y en su señalización.

La nueva redacción de dicha disposición adicional novena queda de la siguiente manera:

En accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas en  las vías públicas será responsable de los daños a personas o bienes el conductor  del vehículo, sin que pueda reclamarse por el valor de los animales que irrumpan  en aquéllas.

No obstante, será responsable de los daños a personas o bienes el titular del  aprovechamiento cinegético o, en su defecto, el propietario del terreno, cuando el  accidente de tráfico sea consecuencia directa de una acción de caza colectiva de  una especie de caza mayor llevada a cabo el mismo día o que haya concluido doce  horas antes de aquél.

También podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produzca  el accidente como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en  plazo, en su caso, o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad por colisión de vehículos con los mismos.

Por lo tanto, con la nueva redacción se limita la responsabilidad tanto de los titulares de los aprovechamientos cinegéticos como de la Administración, recae ahora la carga de la prueba en los conductores que sufran este tipo de accidentes, no obstante, esperemos que a partir de ahora la jurisprudencia que surja tras esta modificación resulte unánime y elimine las hasta ahora sentencias dispares de los tribunales españoles, en diferentes posicionamientos, aclarándose la situación.

Calderon Corredera Abogados

Deja un comentario