Reforma delitos imprudentes de tráfico

Download PDF

Nuestro Código Penal ha sido reformado en lo relativo a los delitos imprudentes en la conducción de vehículos a motor y ciclomotor mediante la Ley Orgánica 2/2019, de 1 de marzo, que entró en vigor el 3 de marzo. Con esta reforma, se modifican artículos del Código Penal y se han incluido otros artículos nuevos, la consecuencia ha sido el endurecimiento de las penas y la introducción de un nuevo delito como explico a continuación en detalle para cada supuesto:

 

Homicidio imprudente, modificación del artículo 142 del Código Penal

Antes de la reforma de marzo de este año, ya estaba contemplado en el artículo 142 CP delito por homicidio imprudente, y se especificaba que cuando este homicidio imprudente se hubiese producido con la conducción de un vehículo a motor, además de la pena de prisión se impondría la pena de privación del permiso de conducir. La Ley Orgánica 2/2019 ha introducido dos aspectos nuevos en este artículo: El primero, se establece expresamente que habrá concurrido imprudencia grave en el homicidio con conducción a vehículos a motor cuando se haya conducido tras haber ingerido alcohol o estupefacientes, cosa que antes de la reforma ya venía siendo entendida así por la mayoría de jueces y fiscales; y el segundo, que el homicidio se habrá cometido con imprudencia menos grave -si no concurren los elementos para la imprudencia grave- siempre que se haya cometido una infracción grave de las normas de tráfico, lo que no quiere decir que la imprudencia menos grave solo pueda ser apreciada en estos casos, sino que cometida esta infracción grave, seguro estaremos ante un homicidio por imprudencia menos grave.

 

Homicidio imprudente, introducción del artículo 142 bis del Código Penal

Este nuevo artículo permite al Juez imponer la pena superior en grado, es decir, una pena de hasta 9 años de prisión, cuando debido a la imprudencia cometida se hayan producido perjuicios de notoria gravedad y siempre que se haya causado la muerte de varias personas o existan fallecidos y heridos graves.

Reforma ley delitos imprudentes tráfico. Código Penal. Abogados expertos en tráfico Calderón Corredera.

 

Lesiones imprudentes, modificación del artículo 152 del Código Penal

En este caso, ocurre lo mismo que con el homicidio imprudente, se establece de modo expreso en el Código Penal que las lesiones se habrán cometido con imprudencia grave mediante un hecho de la circulación cuando se hubiese conducido bajo los efectos del alcohol o estupefacientes. Y se habrán cometido con imprudencia menos grave, cuando no quepa apreciar imprudencia grave, siempre que se haya cometido una infracción grave en materia de normas de tráfico.

Además, en relación con las lesiones imprudentes, se establece otra modificación relevante. Hasta la reforma de marzo, estaban penadas cualquier lesión que se hubiese cometido con imprudencia grave, y solo algunas lesiones estaban penadas cuando se hubieran cometido con imprudencia menos grave: las lesiones contempladas en los artículos 149 y 150 del Código Penal, es decir, las que han producido los resultados más graves porque en estos dos artículos se recogen las lesiones que hayan producido la inutilidad o deformidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica. En cambio, a partir de marzo, también están penadas cuando se hayan cometido con imprudencia menos grave las lesiones tipificadas en el artículo 147.1 CP, esto es, cualquier lesión que haya requerido tratamiento médico o quirúrgico, lo que no incluye el seguimiento facultativo de la lesión.

Esta modificación conlleva un cambio práctico importante a la hora de perseguir estos hechos, pues con la reforma del Código Penal del año 2015, se despenalizaron las faltas y se pasó a exigir imprudencia grave (o dolo) para que las lesiones del artículo 147.1 CP constituyeran delito, de modo que estas lesiones cometidas con otro tipo de imprudencia que no fuera grave se han discutido desde el año 2015 en el orden civil, es decir, no constituían delito y la víctima se limitaba a solicitar una indemnización por daños y perjuicios. Con la reforma de 2019, las lesiones típicas del artículo 147.1 CP, aquellas que hayan requerido tratamiento, vuelven a constituir delito aunque no hayan sido cometidas con imprudencia grave sino tan solo menos grave, lo que implica que la mayoría de las lesiones serán susceptibles de sanción penal y por tanto dejarán antecedentes penales.

 

Lesiones imprudentes, introducción del artículo 152 bis del Código Penal

Con este nuevo artículo, se permite al Juez imponer la pena superior en grado si los hechos revisten notoria gravedad y siempre que se hayan causado lesiones por imprudencia grave a varias personas, y superior en dos grados cuando el número de lesionados fuese muy elevado.

 

Modificación del artículo 382 del Código Penal

En este artículo se establece cómo se aplicarán las penas cuando se haya cometido un delito contra la seguridad vial, es decir, cuando se haya superado el límite de velocidad en 60 km/hora en vía urbana o en 80 km/hora en vía interurbana, conducir bajo los efectos del alcohol o estupefacientes, cuando se haya conducido con temeridad, o con desprecio manifiesto por la vida de los demás, y cuando además se haya causado un resultado lesivo a las personas. Así se establece que se aplicará solo la pena de la infracción más grave en la mitad superior del marco penal de esta infracción. Con la reforma penal de marzo de 2019 se ha añadido que cuando el delito concreto cometido contra la seguridad vial sea la conducción con desprecio manifiesto por la vida de los demás, se impondrá la pena de privación de conducir vehículos a motor en todo caso.

 

Reforma ley delitos imprudentes tráfico. Código Penal. Abogados expertos en tráfico Calderón Corredera.

Delito de abandono del lugar del accidente, introducción del artículo 382 bis del Código Penal

En nuestro Código Penal se castiga a aquel que no ayudó a una persona desamparada cuando pudo hacerlo sin peligro para sí mismo, pues existe el delito de omisión del deber de socorro, tipificado en el artículo 195 CP.Tras la reforma efectuada con la Ley Orgánica 2/2019, también se castiga mediante el artículo 382 bis a aquel que abandonó el lugar de un accidente sin que ninguna persona esté en peligro grave y manifiesto, pero se haya causado el fallecimiento o lesiones imprudentes debido a un accidente de circulación. En el artículo 382 bis 1, se castiga a la persona que abandonó el lugar y no provocó el accidente, y en el apartado 2 del mismo artículo, se castiga con una pena más severa al que provocó el accidente. Sin embargo, la pena se disminuye cuando el accidente fue fortuito, en lugar de haberse producido por una conducción imprudente.

En caso de que se abandone el lugar del accidente cuando alguna persona precise ayuda, se continuará castigando por el artículo 195 CP, ya que es en este en el que se contempla omitir la ayuda al desamparado y se establece una pena mayor.

 

Como se ha explicado, con la Ley Orgánica 2/2019 se aumenta el reproche penal de las imprudencias causadas durante la conducción que producen resultados lesivos para las personas. Se busca así reducir el gran número de lesiones y homicidios que se cometen contra otros conductores, pasajeros, y también contra ciclistas y peatones. No obstante, cabe precisar que esta reforma, es decir, estas nuevas penas y artículos, únicamente se podrán aplicar a los hechos cometidos a partir de la entrada en vigor de la reforma el 3 de marzo de 2019, así, para aquellas imprudencias cometidas antes de esta fecha, se aplicará la legislación anterior vigente en el momento de ese accidente, en virtud del principio de irretroactividad de la ley penal desfavorable para el reo.

Ariadna Cutrona Márquez
> Suscribirse a: Entradas (Atom)     > Suscribirse a: Calderón-Corredera Abogados