Herederos legales: ¿Siempre ha de haber herederos?

Download PDF

En los casos de derecho civil y concretamente de sucesiones siempre surgen múltiples preguntas, que han de ser respondidas en la mayoría de los casos en atención al supuesto concreto. Por el contrario, hoy vamos a tratar de responder a la siguiente pregunta: ¿Siempre debe haber herederos aunque el difunto diga que no los quiere?

En primero lugar, debemos señalar que legatarios puede no haberlos, como no los hay si el difunto dispuso de toda su herencia a título universal, no apartando de ella bienes que dejase a algún sucesor de manera individualizada y singular. Legar significa el acto de disposición que realiza la persona que otorga testamento de un bien o un derecho a favor de una persona, que se le denomina legatario.

Sin embargo, ¿puede no haber herederos?

Habrá herederos si los nombró el difunto y aquellos a quienes nombró aceptan la herencia. En otro caso, lo designa la ley, hablaríamos entonces de herederos legales. En ambos casos el heredero puede ser uno o varios. Además, cabe la posibilidad que al mismo difunto le sucedan a la vez un heredero -o varios- testado y otro -o varios- intestado, cada uno de ellos en una parte de la herencia.

Herederos legales

¿Es posible que el difunto carezca de heredero que él nombre y de herederos legales?

Históricamente las Partidas, siguiendo el Derecho Romano, dispusieron que el testamento contuviese institución de heredero, por lo que siempre habría heredero, el que estableció en testamento si el difunto otorgó testamento, y si no, el intestado, es decir, aquél que viniese determinado por disposición legal. Ello demuestra la importancia de la existencia de heredero.

¿En la actualidad sigue sin ser necesario que el testamento contenga la figura de heredero?

Sí, debido a que en ausencia de que lo haya nombrado el difunto o de que pueda heredar el que nombró, siempre la ley va a proporcionar uno -herederos legales-  por lo que parece que heredero no podrá faltar.

A primera vista, podríamos pensar que no habrá heredero si el difunto declaró expresamente no quererlo. Sin embargo, según nuestro ordenamiento jurídico, siempre existe un heredero, que será como hemos dicho el que haya nombrado el difunto por testamento, o en su defecto, alguno de los herederos legales.

Imaginemos que el heredero que dispuso por testamento el difunto también ha fallecido y además todos los herederos legales no aceptasen la herencia, quedará en todo caso el Estado, que es el último de los herederos legales, y que no pudiendo rechazar la herencia, asegura un heredero para cualquier difunto, pues el heredero legal que sea, y en última instancia el Estado, no puede evitarse, salvo que se nombre otro mediante testamento.

Además resulta extraño el supuesto en el que el difunto disponga de todos sus bienes en favor de legatarios, por lo que aquellos bienes o derechos de los que no haya dispuesto en favor de legatarios habrán de ir a alguien, a los herederos legales.

Que siempre tenga que haber un heredero parece deducirse, de manera inmediata, de los artículos 912 y 913 del Código Civil, que se refieren a la sucesión intestada, es decir, a los herederos legales.

Calderon Corredera Abogados