Indemnización por accidente de tráfico: La reclamación previa

Indemnización por accidente de tráfico: La reclamación previa

Download PDF

Todas aquellas personas que han sufrido un accidente de tráfico deben saber que, para reclamar una indemnización derivada de este hecho, ya sea por lesiones, daños materiales, el lucro cesante como consecuencia de la paralización del vehículo accidentado o de la actividad empresarial, o bien por la pérdida de salarios, es necesario presentar una reclamación previa a la aseguradora del vehículo responsable del accidente.

El motivo de esta obligación dirigida a todos los perjudicados, ya sean personas físicas o jurídicas, radica en la reforma que tuvo lugar con la aprobación de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, que modificó íntegramente el ya conocido RDL 8/2004, de 29 octubre, Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículo a Motor. La obligación a la que hace referencia, es decir, la presentación de una reclamación previa obligatoria, se encuentra regulada en el artículo 7 RDL8/2004, el cual expone que “con carácter previo a la interposición de la demanda judicial, deberán comunicar el siniestro al asegurador, pidiendo la indemnización que corresponda”. Además, concreta el precepto que la reclamación previa no podrá redactarse de cualquier manera sino que deberá contener “la identificación y los datos relevantes de quien o quienes reclamen, una declaración sobre las circunstancias del hecho, la identificación del vehículo y del conductor que hubiesen intervenido en la producción del mismo de ser conocidas, así como cuanta información médica asistencial o pericial o de cualquier otro tipo tengan en su poder que permita la cuantificación del daño”.

Es importante señalar que la presentación de esta reclamación previa obligatoria causa tres efectos inmediatos:

  • Conforme al artículo 1968.2º del Código Civil y el artículo 7.1. 2º párrafo Ley 8/2004, interrumpe de manera automática el cómputo del plazo de prescripción (que es de un año), desde el momento que se presente y no desde la recepción de la misma, y se prolongará, indica la norma, hasta el momento que se notifique fehacientemente al perjudicado de la oferta o respuestas motivadas que ofrezca el obligado a satisfacer la indemnización por accidente de tráfico. Además, tal y como expresó la SAP Vizcaya 275/2018, núm. Rec. 101/2018, “la interrupción de la prescripción produce el efecto de que el derecho no se extinga y comience de nuevo a contar el plazo establecido por la ley durante el que puede interponerse una reclamación”, lo que beneficia de manera palpable al perjudicado de accidente de tráfico ya que no se tendrá en cuenta el plazo de tiempo que haya agotado desde el accidente.
  • El perjudicado exterioriza su intención de colaborar para llegar a un acuerdo extrajudicial. Fíjense que el precepto alude no solamente a dar traslado de cualquier parte médico o pericial para que puedan valorarse adecuadamente las lesiones personales, sino que también alude a cualquier circunstancia respecto de los hechos, vehículos implicados, conductores, etc. Lo recomendable es que el perjudicado colabore en todo momento ya que una actitud contraria a este deber de colaboración podría ser interpretable como un supuesto de “mala fe” por el órgano juzgador.
  • El perjudicado cumple con su deber de diligencia conforme a lo expuesto en el 2º párrafo del artículo 7 Ley 8/2004, ya que con ello la aseguradora frente a la que se ha dirigido la reclamación previa del perjudicado podrá presentar oferta de indemnización o dar una respuesta motivada del rehúse de la reclamación. Como expresó la SAP de Salamanca 14/2017, núm. Rec. 724/2016, “el legislador ha querido con la reforma […] que la oferta venga a ser una contestación a la reclamación que la víctima efectúa, en manera que quede constancia de modo fehaciente […] y que la misma a los efectos del señalado art. 7 no sea genérica, a modo de simple puesta en conocimiento del asegurador de la existencia del siniestro, sino concreta, ya que la misma hace nacer el deber de diligencia del asegurador para cuantificar el daño y liquidar la indemnización”.

Indemnización por accidente de tráfico: La reclamación previa. Calderón Corredera abogados expertos en tráfico y seguros.

Sabiendo lo anterior ¿Qué ocurre a partir del momento de la presentación de la reclamación previa? Como hemos indicado anteriormente, la aseguradora bien puede presentar una oferta de indemnización o presentar una respuesta motivada en un plazo de 3 meses desde la recepción de la reclamación del perjudicado (artículo 7.2 Ley 8/2004). Si no se discute la responsabilidad del accidente de tráfico, dicha oferta de indemnización deberá cumplir con lo expuesto en el apartado 3º del artículo 7: propuesta de indemnización detallada y desglosada conforme al Baremo, detallando los documentos o informes que se han tenido en cuenta para ofrecer dicha cuantía indemnizatoria, etc. En el caso de que no se estuviera de acuerdo con la responsabilidad del accidente, la respuesta motivada deberá cumplir con las indicaciones del apartado 4º del artículo 7: deberá contener el motivo por el que se impide efectuar la oferta motivada, desglosará los documentos e informes que se han tenido en cuenta, y se expresara que la misma no requiere aceptación o rechazo por el perjudicado.

Lo anterior es lo que puede ocurrir si el perjudicado de un accidente de tráfico consigue una respuesta de la parte contraria, pero ¿Qué ocurre si no obtenemos ninguna contestación por su parte? o ¿Qué puede hacer el perjudicado que no está de acuerdo con la propuesta de indemnización? La respuesta es clara: El perjudicado tendrá abierta la vía jurisdiccional civil para presentar una demanda ante los Juzgados reclamando una indemnización por accidente de tráfico. Sin embargo, la reclamación previa no solamente es necesaria para cumplir o beneficiarse de lo expuesto con anterioridad, sino que esta es un requisito de admisibilidad de la propia demanda conforme al artículo 403.2 LEC, que indica que “no se admitirán las demandas cuando no se acompañen a ella los documentos que la ley expresamente exija para la admisión de aquéllas o no se hayan intentado conciliaciones o efectuado requerimientos, reclamaciones o consignaciones que se exijan en casos especiales”. En este sentido, es cierto que la no aportación de la reclamación previa junto a la demanda es un defecto subsanable, pero no debemos confundirla con su falta de realización por el perjudicado ya que ante esta segunda situación el órgano Juzgador inadmitirá la demanda.

Si has sufrido un accidente de tráfico, en Calderón Corredera, abogados expertos en procedimientos de accidentes de tráfico con una experiencia en el sector de más de 35 años, podemos ayudarte para que consigas tu indemnización por accidente de tráfico. Ponte en contacto con nosotros estaremos encantados de poder ayudarte.

Daniel Felipe Yantén Sánchez