¿Volamos un dron? Uso profesional

Download PDF

Volar un dron se está convirtiendo en una actividad bastante extendida; de ahí que se esté generando un nuevo marco legal que contemple los derechos y obligaciones de todas las partes implicadas. En este artículo os contamos los detalles de la legislación vigente en esta materia.

Los recientes estudios de este mercado llevados a cabo por una importante consultora, concluyen que las potencialidades de este sector superan los 127.000 millones de dólares mundiales. ¿Vivimos entonces en una nueva “fiebre tecnológica”?

Con independencia de la apertura de un nuevo nicho de mercado aparentemente de facturación multimillonaria o con resultados más modestos a corto plazo y, teniendo en cuenta el peligro real que pueden causar –el pasado 21 de mayo, un Airbus 320 de Lufthansa se encontró con tres drones durante su aproximación al aeropuerto de Bilbao- tenemos que prestar atención a un marco legal relativamente nuevo, tanto que hasta hace poco existía un vacío legal en España respecto a la regulación de los drones para uso civil. No obstante, debido a la evolución de estos aparatos, en julio de 2014 se aprobó el Real Decreto-ley 8/2014, el cual culminó en la aprobación de la Ley 18/2014, de 15 de octubre de 2014, esta normativa provisional  ya requiere de regulación definitiva.

¿Cómo se llaman correctamente estos aparatos voladores?

En la actualidad, se utilizan diferentes términos como dron, siglas de nombre ingleses como UA (Unmanned Aircraft), UAV (Unmanned Aerial Vehicle), RPAS (Remotely Piloted Aircraft System) o RPA (Remotely Piloted Aircraft). Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que el popularizado término dron hay que matizarlo, ya que cuando hablamos de drones nos referimos a UA o UAV, es decir, aparatos o vehículos aéreos no tripulados. Mientras que RPA se refieren a unos tipos concretos de dron, UA o UAV, que se caracterizan además por ser pilotados de forma remota. Con UAVS y RPAS, identificamos el sistema completo, tanto a la aeronave en sí misma como a su sistema de control.

La normativa interna regula de forma exclusiva las aeronaves sometidas a control remoto, esto es, las RPA. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea –AESA- señala que una aeronave pilotada por control remoto legalmente se considera dron cuando tiene un uso comercial o profesional. Cuando el uso de estas aeronaves tiene exclusivamente un fin deportivo o de recreo, son consideradas aeromodelos, y se rigen bajo la normativa de la Real Federación Aeronáutica de España, las Federaciones Deportivas Aeronáuticas de las Comunidades Autónomas y las propias de cada Municipio. Por tanto, es importante distinguir entre drones y aeromodelos, pues los drones son aeronaves y, como tales, están sujetas a la legislación aeronáutica general vigente en España, así como al resto de la normativa aeronáutica.

¿Qué trabajos aéreos se pueden realizar? (Lista no exhaustiva)

Actividades de investigación y desarrollo; tratamientos aéreos, fitosanitarios y otros que supongan esparcir sustancias en el suelo o la atmósfera, incluyendo actividades de lanzamiento de productos para extinción de incendios; levantamientos aéreos; observación y vigilancia aérea incluyendo filmación y actividades de vigilancia de incendios forestales; publicidad aérea, emisiones de radio y TV, operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento.

¿Peso del dron?

Toda la regulación sobre drones del Real Decreto-ley 8/2014 es aplicable a cualquier dron para uso profesional independientemente de su peso, con salvedades,  puesto que para drones por encima de 150 kg, hay una normativa a nivel europeo, y el organismo encargado de regular estas aeronaves es EASA (European Aviation Safety Agency).

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea exige el registro de las aeronaves civiles pilotadas por control remoto cuya máxima al despegue exceda de 25 kg, que deberán estar inscritas en el Registro de matrícula de aeronaves y disponer de certificado de aeronavegabilidad, quedando exentas del cumplimiento de tales requisitos las aeronaves civiles pilotadas por control remoto con una masa máxima al despegue igual o inferior.

¿Matriculación del dron?

La ley obliga a todos los drones civiles pilotados por control remoto a llevar fijada una placa de identificación que incluya de forma legible a simple vista, la identificación de la aeronave, número de serie, el nombre de la empresa operadora y los datos necesarios para ponerse en contacto con la misma.

¿Requisitos para pilotarlo?

Se debe acreditar al menos uno de los siguientes requisitos:

  • Ser titular de licencia de piloto, incluyendo la de ultraligero (o haberla tenido en los últimos cinco años) y no haber sido desposeído por procedimiento sancionador, o
  • Acreditar de forma fehaciente que disponen de los conocimientos teóricos necesarios para la obtención de cualquier licencia de piloto, incluyendo la de piloto ultraligero; o
  • Para RPA de masa no superior a 25 kg se flexibilizan siendo suficiente un certificado básico para RPA cuando se trate de volar dentro del alcance visual del piloto.

*Otros requisitos en caso de no disponer licencia de piloto: ser mayor de edad, certificado médico, documento que acredite que se disponen de conocimientos adecuados de la aeronave…

¿Es necesaria una autorización previa?

Se establece un régimen de comunicación previa para RPA de masa inferior o igual a 25 kg, y autorización para RPA con masa superior a 25 kg.

¿Dónde puedo usarlo?

  • Sólo podrán operar los drones profesionales en zonas fuera de aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados o de reuniones de personas al aire libre, en espacio aéreo no controlado, más allá del alcance visual del piloto, a una altura no mayor de 120 metros, y siempre que se cuente con medios para conocer la posición de la aeronave.
  • Las aeronaves cuya masa máxima al despegue exceda de 25 kg y no sea superior a 150 kg, sólo podrán operar con las condiciones y limitaciones establecidas en su certificado de aeronavegabilidad emitido por AESA, en espacio aéreo no controlado.
  • En los recintos cerrados, al no estar sujetos a la jurisdicción de AESA, los propietarios pueden decidir si autorizan el vuelo de los drones en su interior.

¿Seguro obligatorio y responsabilidad civil?

Es obligatorio un seguro de responsabilidad civil frente a terceros por cada aparato, es decir, ya sea en la misma póliza (póliza en conjunto) o en distintas. El límite de cobertura del seguro dependerá de la masa máxima del aparato al despegue y la compañía aseguradora debe estar autorizada por la Dirección General de Seguros en el ramo de responsabilidad civil de vehículos aéreos.

Bien, respecto a la responsabilidad civil, si la aeronave es nacional los preceptos que se ocupan de esta cuestión son los arts.119 y ss. de la Ley 48/1960, de 21 de julio, de Navegación Aérea, mientras que si la aeronave es extranjera, se encargará de los daños causados a terceros el Convenio de Roma, de 7 de octubre de 1952. Según nuestro Derecho interno, “son indemnizables los daños que se causen a las personas o a las cosas que se encuentren en la superficie terrestre por acción de la aeronave, en vuelo o en tierra, o por cuanto de ella se desprenda o arroje”.  Por tanto, se establece un régimen de responsabilidad de carácter objetiva, tanto del operador como de sus empleados, y donde habría que incluir el mal uso, y el uso sin consentimiento del dron. El plazo de prescripción establecido para el ejercicio de las acciones comprendidas en la citada Ley es de seis meses.

Por último, siempre debemos tener en cuenta en su utilización la normativa que regula los derechos fundamentales que eventualmente se pudieran ver afectados, “no se exime al operador, que es, en todo caso, el responsable de la aeronave  (…) en la protección de datos o la toma de imágenes aéreas” (art.50.1.2º Ley 18/2014).

También debemos tener en cuenta que se espera una futura norma europea de armonización que regule el uso civil de los drones, también para los de masa igual o inferior a 150 kg.

En un próximo artículo,  estos aparatos voladores serán estudiados como vuelo recreativo o hobby.

Celia Pérez-Calderón Corredera

Deja un comentario